Pescado congelado: todo lo que debes saber

“La principal diferencia entre el alimento fresco y el congelado es que el segundo se ha sometido a una disminución de temperatura que produce la congelación de su componente principal, el agua”.

“Con ello aumenta su vida útil y se asegura su calidad microbiológica, sin apenas alterar sus cualidades organolépticas”. Con estas palabras, definía los alimentos congelados la nutricionista Laura Zurita, de la Asociación de Dietistas y Nutricionistas de Madrid (Addinma) en una entrevista concedida al diario Abc. De hecho, son muchos los nutricionistas y especialistas en gastronomía que defienden el consumo de alimentos congelados, entre los que podemos encontrar, el pescado.

  • ¿En qué consiste el proceso de congelación?
    La congelación es un método de conservación de los alimentos que mantiene intactos la mayoría de los valores nutricionales del alimento. Las proteínas, los hidratos de carbono, los minerales y las vitaminas esenciales se mantienen intactas. El proceso de congelado es un método de conservación de los alimentos que ayuda a preservar sus valores nutricionales. En el caso del pescado, además, ayuda a destruir el parásito anisakis. El anisakis es un gusano nematodo que pasa su ciclo vital en el tubo digestivo de peces. Cuando una persona consume pescado infectado de anisakis, puede sufrir alteraciones digestivas y reacciones alérgicas.
  • ¿Cómo descongelar de forma segura?
    A la hora de descongelar el pescado o cualquier otro tipo de alimento es muy importante conservar la cadena de frío. Se debe descongelar lentamente. Lo perfecto es hacerlo en la nevera con un día de antelación.
  • ¿Cuánto tiempo puede estar el pescado congelado antes de ser consumido?
    El pescado debe conservarse a, como mínimo, 18ºC bajo cero. Manteniendo esta temperatura, el pescado blanco puede mantenerse en congelación cerca de los seis meses y los pescados azules y los mariscos, unos tres meses.

No Comments